Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

LA LEYENDA
DE PYRENE

Según cuenta la leyenda, el Pirineo nació del amor entre Hércules, hijo de Zeus, y la ninfa Pyrene.

Hércules, para demostrar su valentía, robó el ganado de Gerión, un gigante monstruoso que también pretendía el amor de la bella Pyrene.

El gigante Gerión, furioso con Hércules y deseoso de poseer a la ninfa, incendió el bosque donde esta se escondía y le causó graves heridas que provocaron su muerte.

Hércules, en venganza, acabó con la vida de Gerión y apiló enormes piedras sobre la tumba de Pyrene, erigiendo así la Cordillera Pirenaica por la que fluye el manantial de las lágrimas de su amada.